Midiendo el progreso hacia la economía verde

El PNUMA (Programa Ambiental de las Naciones Unidas), en su sección Economía Verde, y la AEMA (Agencia Europea de Medio Ambiente), a través de la Serie de Informes sobre indicadores ambientales, se han centrado en formular indicadores para medir el progreso hacia una economía verde, los cuales servirán para hacer el seguimiento del cumplimiento de la normativa correspondiente.

Una economía verde puede ser entendida como aquella en la que las políticas e innovaciones ambientales, económicas y sociales permiten que las sociedades utilicen los recursos de manera eficiente – mejorando el bienestar humano de una manera inclusiva, a la vez que se mantienen los sistemas naturales que nos sustentan.

El PNUMA, en su sección Economía Verde, acaba de publicar, en 2014, “La Guía de los indicadores de la economía verde”, ofrece a los usuarios, a nivel de países, una orientación sobre la selección de indicadores como una herramienta para la identificación y el uso de indicadores de todo el ciclo de políticas integradas (PI). Más específicamente, se pone énfasis en tres etapas de las PI en el que el uso de indicadores es particularmente relevante, a saber, (1) la identificación de temas y el establecimiento del orden de prioridad; (2) la formulación de políticas y su valoración, y (3) el seguimiento y evaluación.

En el Informe de la AEMA de 2012 sobre indicadores ambientales, la atención se centró en los aspectos clave de la transición a una economía verde: eficiencia de los recursos y la capacidad de recuperación del ecosistema. En el informe de la AEMA de 2013 sobre indicadores ambientales se extendió el análisis de la economía verde a las presiones medioambientales relacionadas con los patrones de uso de los recursos y sus impactos sobre la salud humana y el medio ambiente.

El próximo informe de la AEMA de 2014, en proceso de elaboración, sobre indicadores ambientales se extiende el análisis de la economía verde al desarrollo de una perspectiva integrada que abarca algunas de sus dimensiones globales. El foco del análisis está en los sistemas de producción-consumo, que vinculan a los sistemas ambientales, sociales y económicos en todo el mundo y apoyan a los medios de vida a través de la cadena de valor, y que además representan la mayor presión de la humanidad sobre el medio ambiente.

La lógica que sustenta esta evaluación, incluida en el informe de la AEMA de 2014, es que necesitan abordar la producción y el consumo juntos: son sistémicamente interdependientes. Centrándose en el consumo o la producción de forma aislada proporciona sólo un conocimiento parcial de las cuestiones. Sólo mediante la adopción de una perspectiva integrada es posible obtener una 

comprensión completa de estos sistemas, los incentivos que los estructuran, las funciones que realizan, las formas en que los elementos del sistema interactúan, los impactos que generan y las oportunidades disponibles para la reconfiguración de los mismos.

Finalmente, el «Compendio de indicadores de la AEMA 2014” es un documento de referencia, posicionando los indicadores de la AEMA en el contexto de una diversidad más amplia de indicadores ambientales europeos y de contribuciones de organizaciones como la OCDE y Eurostat.

 


Linkedin

Licenciada en Derecho (1997) y Doctora en Derecho Administrativo por la Universidad de Barcelona (2002). International and Comparative Law Master, Universidad de Uppsala, Suecia (1997). Lund University International Master’s Program in Environmental Studies and Sustainability Science (1998). A lo largo de su carrera profesional en el sector público y privado, ha adquirido amplia experiencia en la implementación de la normativa ambiental vinculada a diversas áreas. Ha realizado funciones de investigación, gestión y consultoría ambiental para varias universidades, organizaciones no gubernamentales y la Generalitat de Catalunya. Maria José Meseguer Penalva fue miembro de Terraqui desde 2013 hasta 2015.

Los subscriptores de nuestro newsletter reciben mensualmente los últimos artículos publicados en este blog. ¿Desea recibir la última hora del derecho ambiental en su buzón de correo electrónico? ¡Subscríbase!