Francia fija los criterios de fin de condición de residuo para los paños de limpieza cortados y elaborados a partir de textil usado

Mediante un decreto publicado el pasado 16 de marzo, el Estado francés estipula los criterios mediante los cuales los lotes de paños de limpieza provenientes del textil usado podrán beneficiarse de la fin de condición de residuos. El textil es la segunda industria más contaminante del planeta.

El decreto se dirige a los gestores que actualmente realicen una operación de preparación de tejidos usados para su reutilización como trapos de limpieza cortados.

A su vez, establece una serie de definiciones, tales como:

  • Lote de textiles usados: conjunto de textiles usados ​​que provienen del mismo titular y se entregan de inmediato al gestor que efectúa la operación de recuperación.
  • Lote de toallitas de limpieza: juego de trapos de la misma categoría de textiles y del mismo tamaño.
  • Categoría de textiles: textiles que tienen fibras del mismo tipo, de la misma estructura o con las mismas propiedades (absorbentes, sin pelusas, etc.) y del mismo grosor.
  • Personal competente: personal que ha recibido formación sobre el proceso para obtener la fin de la condición de residuo y, en particular, la detección de incumplimiento de los criterios establecidos en el Anexo I,  de componentes o características del material que permiten detectar textiles usados ​​que pueden contener sustancias u organismos indeseables (incluidos aceites, disolventes, hongos).

Las  actividades de gestión de residuos a los que este decreto se aplica son las correspondientes a las rúbricas 2714 y 2791 del anexo que al cual podrán acceder en este enlace.

Según dicho decreto acceden al fin de condición de residuos los paños de limpieza obtenidos a partir de textiles usados siempre y cuando se cumpla con una serie de criterios, entre los que cabe destacar los siguientes:

a) Les textiles usados utilizados para la operación de valorización corresponden a los siguientes códigos LER:

  • Código 15 01 09: Envases textiles, provenientes de Residuos de envases; absorbentes, trapos de limpieza, materiales de filtración y ropas de protección no especificados en otra categoría (incluidos los residuos de envases de la recogida municipal).
  • Código 15 02 03: Absorbentes, materiales de filtración, trapos de limpieza y ropas protectoras
  • Código 18 01 04: Residuos cuya recogida y eliminación no es objeto de requisitos especiales para prevenir infecciones (por ejemplo, vendajes, vaciados de yeso, ropa blanca, ropa desechable, pañales) provenientes de residuos de servicios médicos o veterinarios o de investigación asociada (salvo los residuos de cocina y de restaurante no procedentes directamente de la prestación de cuidados sanitarios) y más concretamente del apartado de residuos de maternidades, del diagnóstico, tratamiento o prevención de enfermedades humanas.
  • Código 19 12 08: Textiles provenientes de residuos del tratamiento mecánico de residuos (por ejemplo, clasificación trituración, compactación, peletización) no especificados en otra categoría.
  • Código 20 01 10: Ropa y código 20 01 011 ambos dos provenientes de fracciones recogidas selectivamente provenientes de residuos municipales (residuos domésticos y residuos asimilables procedentes de los comercios, industrias e instituciones)

b) Los referidos residuos deberán gestionarse del siguiente modo:

  • Los textiles usados deberán estar limpios y secos.
  • Clasificarse en función del tipo de textil, lo que se hará de forma visual.
  • Se extraerán de los textiles usados elementos tales como botones, cremalleras, partes metálicas y otros cuerpos duros, bolsillos, cuellos, puños y botoneras.
  • Los textiles usados se recortarán y prepararán según las especificaciones del cliente o de un sector industrial.
  • Los paños de limpieza cortados se gestionarán y almacenarán separadamente de otros flujos de residuos que trate la instalación.

c) El gestor ha de disponer de un sistema de autocontrol que permitan verificar el respeto de dichas obligaciones, y, a su vez, emitir un certificado de cumplimiento de los requisitos exigidos en la presente Orden.

d) Cada lote de producto se identifica con un número único y la referencia de la instalación donde se realizó la operación de recuperación.

e) El gestor debe suscribir un contrato de venta de los referidos paños de limpieza cortados, con lo que se cumple el requisito de la normativa de residuos sobre acreditación de la existencia de un mercado o una demanda para dicho objeto.

Según un informe del Instituto Nacional de la Economía Circular de Francia, la industria textil es la segunda que más contamina en el mundo. De este informe obtenemos algunas cifras relevantes del sector textil:

  • La producción de ropa requiere diferentes recursos, comenzando con agua para el cultivo de algodón y los procesos de teñido. Se necesitan entre 7.000 y 11.000 litros de agua para la fabricación de un tejano, o lo que es lo mismo,  285 duchas.
  • El impacto en el agua de toda la ropa consumida en la UE en 2015 ascendió a 46.400 millones de m3.
  • Por otro lado, el sector textil es altamente dependiente de la energías fósiles, ya que las fibras sintéticas (poliéster, poliamida, etc.) se obtienen del petróleo. Actualmente, el poliéster representa el 60% de las fibras utilizadas y se espera que el uso se duplique para 2030.
  • La industria textil también genera diversas contaminaciones durante la producción de fibra (uso de pesticidas y fertilizantes para el algodón, que representa el 26% de las fibras utilizadas) durante la producción (colorantes cargados con productos tóxicos) y durante el uso (microfibras de plástico).
  • La producción y el transporte de textiles generan 1.200 millones de toneladas de gases de efecto invernadero por año, más que todos los vuelos internacionales y el transporte marítimo juntos.
  • Este panorama puede agravarse en los próximos años puesto que se prevé que, de aquí al 2050, se triplique la producción de ropa.

España es líder mundial en el denominado fast fashion, concepto que engloba no sólo la producción en serie y el bajo costo de las sino también el comportamiento de los consumidores de este tipo de moda, pret-a-porter, democrática pero también desechable, o sea, pasajera, que sólo dura una temporada y luego pasa al olvido en los guardarropas. Según cifras del Plan Estatal Marco de Gestión de Residuos 2016-2022,  en el 2012, la industria textil, de la confección y curtido generó un total de 88.290 toneladas de residuos no peligrosos y 2.850 toneladas de residuos peligrosos, por lo que en total se generaron 91.140 de toneladas de residuos.

Se calcula que alrededor del 90% de los residuos textiles acaban en los vertederos, y entre el 5% y el 8% es depositado en contenedores para su posterior reciclaje y reutilización, si bien el baile de cifras cambia según la fuente consultada.

Este decreto abre una vía a una reutilización de determinados textiles que podría aminorar parte de este grave problema, si bien solo en una pequeña parte, habida cuenta de la enorme problemática referida a la industria textil así como al uso y consumo de la ropa.

Pueden acceder al decreto a través de este enlace.


[email protected]
http://www.terraqui.com
Linkedin

Comunicóloga, formadora y coach. Licenciada en Sociología por la UB (1997). Máster en Comunicación Científica, especializada en Biotecnología y Medio Ambiente por la Universidad Pompeu Fabra (2000) y Máster en Coaching Personal por la Escuela Coach Creativo (2009). Especializada en mejora de la comunicación para organizaciones y personas, cuenta con más de 10 años de experiencia como responsable de comunicación para entidades públicas y privadas, como divulgadora y como organizadora de eventos técnicos y culturales, principalmente en el sector del medio ambiente.

Los subscriptores de nuestro newsletter reciben mensualmente los últimos artículos publicados en este blog. ¿Desea recibir la última hora del derecho ambiental en su buzón de correo electrónico? ¡Subscríbase!