El lobby europeo de los gestores de residuos, la FEAD, se posiciona ante el nuevo paquete de economía circular

LA FEAD acoge favorablemente el nuevo paquete de economía circular y sus potencialidades para el mercado de los gestores de residuos. Sin embargo, advierte que para el desarrollo efectivo del mercado de materias primas secundarias deben crearse medidas claras que lo sustenten, un marco jurídico claro y armonizado acompañado de métodos de cálculo de reciclaje y de informes que lo promuevan, unos requerimientos mínimos de la responsabilidad ampliada del productor y definir la complementariedad del papel de las plantas de conversión de residuos en energía.

Distintos sectores empresariales europeos se han posicionado ante el nuevo paquete de economía circular presentado el pasado 2 de diciembre, tal y como anunciamos en los post de Terraqui «El lobby de los envases se posiciona ante la economía circular»  y «El lobby de la industria de las Tecnologías de Información Digital cuestiona ciertos aspectos del nuevo paquete de economía circular«.

Ahora es el turno de la FEAD, la Federación Europea de Tratamiento de Residuos y Servicios Ambientales. Mediante un comunicado publicado el pasado mes de marzo, el sector de los gestores de residuos acoge favorablemente el paquete de medidas propuesto el pasado 2 de diciembre en relación a la economía circular.

Valora especialmente los nuevos objetivos vinculantes legales para el reciclaje y el desvío de residuos de vertederos, el énfasis para una mejor implementación de la legislación de residuos, la promoción del eco diseño y el incentivo del mismo mediante la responsabilidad ampliada del productor y que todo ello se haga en acorde con la jerarquía de residuos, demandado también que los Estados Miembros promuevan incentivos para la aplicación de la misma en sus territorios.

Sin embargo, entienden que para que el mercado de materias primas secundarias sea una realidad efectiva habrá que reforzar determinados aspectos relacionados a continuación:

  •  Creación de medidas para crear mercados sostenibles de materias primas secundarias

LA FEAD considera que elevar los niveles de calidad de reciclaje por sí sola no va a crear la demanda de materias primas secundarias cuando los precios son bajos, como lo son actualmente y parece probable que se mantengan. Por ello considera que el paquete revisado debería haber propuesto una serie de medidas regulatorias con el fin de corregir fallos existentes en el mercado y estimular la demanda de materias primas secundarias. De lo contrario, dados los actuales precios muy bajos de las materias primas (situación causada en parte por la caída en los precios del petróleo), la recogida, clasificación de residuos y transformación en materiales primas secundarias podrían no ser rentables.

Así pues, las materias primas secundarias compiten con los bajos precios de las materias primas. En algunos aspectos, tales como la homogeneidad, las materias primas secundarias se encuentran en desventaja respecto las materias primas primarias. Los recicladores también se enfrentan con desafíos relacionados con la aplicación de la normativa REACH sobre productos químicos. En otras palabras, mientras que las ventajas económicas y ambientales de las materias primas secundarias son reconocidas políticamente, esto no se ve reflejado en los precios actuales de estos materiales por lo que las propuestas de la Comisión deberían haber adoptado más medidas concretas al respecto.

Por supuesto, la fluctuación de los mercados hace que las empresas deban adaptarse para sobrevivir. Pero si Europa realmente cree en las ventajas económicas, medioambientales y sociales más amplios de la economía circular en oposición a una economía lineal, debe establecer medidas para potenciarla.

Sentado lo anterior, la FEAD pide a la Comisión que:

  • Se establezcan unos requisitos mínimos de contenido reciclado para productos seleccionados.
  • Se establezcan unos requisitos mínimos de contratación pública verde en la UE para impulsar y reforzar la compra de productos y materiales reciclados (como, por ejemplo, materiales para la construcción, carreteras, etc.).
  • Normas de etiquetado ecológico que incorporen contenido de reciclado y de reciclabilidad.
  • Medidas fiscales, tales como un menor o nulo IVA en materias primas secundarias que volverán a inyectarse en la economía y en productos que incorporan materiales reciclados.
  • Garantizar la competencia leal entre las materias primas vírgenes y secundarias, compensando financieramente los beneficios del reciclaje, como la reducción de CO2 y alentar a los Estados Miembros para que introduzcan un cambio en impuestos verdes a favor de las actividades de apoyo a la transición a la economía circular así como la internalización de los costes externos de las materias primas primarias.
  • Aligerar la carga administrativa para el comercio de materias primas secundarias de alta calidad en la UE

Hasta que todos los productos estén diseñados para una mayor durabilidad y reparabilidad, la demanda de materias primas secundarias en Europa tiene que ser activada por el sector del reciclaje para ser un modelo de negocio viable económicamente en la entrega de materiales reciclados de alta calidad, lo que permitirá aumentar la confianza de los clientes en los mismos.

  •  Definiciones armonizadas y claras, informes y método de cálculo de reciclaje

Con el fin de calcular si los objetivos han sido alcanzados, se necesita un método de cálculo claro y viable. Sin embargo, la definición propuesta de un proceso de reciclado definitivo provoca confusión con un proceso de generación subsiguiente. Mientras que en gran medida el apoyo a la necesidad de trazabilidad y reciclaje es efectivo, la definición del proceso de reciclaje final propuesto en el apartado 3 del artículo 17a, resulta inexacta en opinión de la FEAD. Con el fin de informar de manera armonizada y para asegurar la comparabilidad entre los Estados Miembros, la FEAD considera que los puntos de medida más adecuados deben realizarse después de la clasificación. Además, hay que hacer más clara si la excepción del artículo 11 bis apartado 3 se refiere al 10% de impurezas en fardos finales o a los residuos de la planta de selección como un todo.

La FEAD también ve la necesidad de mantener una clara distinción entre el preparado para la reutilización y la reutilización, al requerir el segundo concepto una medida de prevención de residuos. La Directiva marco de residuos sólo regula los residuos, no los productos. La ampliación de la definición de la preparación para la reutilización de productos, que nunca ha sido entendido como un residuo, podría causar grandes problemas para las organizaciones dedicadas a la reutilización y conducir a un aumento de la tasa global de reciclado de residuos municipales que no está relacionado con un mejor rendimiento del reciclaje.

La FEAD cree que es importante hacer hincapié en el propósito de definir todo tipo de residuos en acorde a los nuevos objetivos de reciclado a los que aplicarían, como lo recoge el artículo 3 apartado 1, únicamente a efectos para la presentación de informes y cálculos.

  •  La competencia y la innovación son vitales para la economía circular

El sector privado desempeña un papel fundamental en la gestión de residuos en Europa y su parte debe reconocerse en consecuencia. El papel de los sectores público y privado en la recogida de residuos varía ampliamente entre los Estados Miembros, y es un asunto de los Estados Miembros a decidir (véase el artículo 15 «La responsabilidad de la gestión de residuos» de la Directiva Marco de Residuos). Los miembros de la FEAD agradecen a la Comisión el reconocimiento de la neutralidad de la definición de residuos municipales: «La definición de los residuos municipales en la presente Directiva es neutral en relación con el carácter público o privado de los operadores en la gestión de los residuos.». Para garantizar la aplicación uniforme de la neutralidad de dicha definición en toda la UE, esta propuesta debe ser jurídicamente vinculante.

Considera que los mercados abiertos y la competencia leal son de gran importancia para facilitar el paso de una economía lineal a una más circular. Para que las condiciones del mercado y las ofertas sean competitivas deben ser introducidas en toda la cadena de valor. Los mercados abiertos y la competencia leal estimulan servicios más rentables, soluciones a medida, y mejores posibilidades para la innovación y la inversión. También ayudan a las PYME a entrar en el mercado. La igualdad de condiciones entre lo privado y los operadores públicos es crucial para maximizar la competitividad en el sector y ayudaría a desbloquear el crecimiento verde y el empleo en Europa.

  •  Residuos comerciales e industriales

Una economía verdaderamente circular no se creará si sólo se contabilizan los residuos municipales. Los residuos comerciales e industriales deben ser incluidos en el alcance de las propuestas de economía circular, ya que es una fuente mucho mayor de recursos. La FEAD considera que la Comisión debería examinar la posibilidad de adoptar medidas para incentivar una economía más circular de residuos comerciales e industriales en el futuro, y como primer paso debería exigir a los Estados Miembros a poner en marcha una mejor recopilación de datos sobre este tipo de residuos. Para lograr una economía circular, la UE necesita saber más acerca de los flujos de residuos comerciales e industriales a fin de garantizar que estos puedan ser eficientemente reintroducidos en la economía europea.

Hoy en día, la ausencia de estadísticas fiables sobre residuos comerciales e industriales sigue siendo una barrera significativa.

La UE deberá evaluar también la forma en que residuos comerciales e industriales puedan ser claramente diferenciados de los residuos municipales (residuos domésticos y similares), con el fin de que los Estados Miembros informen a EUROSTAT de manera que los datos puedan ser comparables. Un método para hacerlo sería establecer un peso máximo por cantidad de residuos municipales y similares en base a una recogida semanal/mensual para calificar este tipo de residuos como residuos municipales. Por encima de ese umbral, las recogidas se considerarían residuos comerciales y/o industriales. Por otra parte, la UE podría establecer un umbral máximo anual de generación de residuos municipales por cápita, por encima del cual los residuos sólo podrían ser calificados como residuo comercial y/o industrial.

  •  Requisitos mínimos para la responsabilidad extendida del productor (EPR)

La FEAD da su apoyo respecto a los requisitos mínimos a nivel de la UE y cree que es importante asegurarse de que la responsabilidad extendida del productor (EPR) opere bajo los principios de transparencia y de quien contamina paga.  La FEAD es de la opinión de que la definición, alcance y objetivos de la EPR debe ser un medio para explotar su potencial y lograr al máximo una economía circular al mejor coste. Los sistemas de EPR deben:

  • fomentar que los fabricantes utilicen materiales reciclados;
  • proporcionar suficientes duraciones de los contratos, teniendo en cuenta el tiempo de amortización de las inversiones;
  • deben mejorar la gestión de los sistemas entre los diferentes actores;
  • y asegurar el acceso justo y equitativo a los materiales.

Sin embargo, cuando se trata de las contribuciones financieras, estos criterios no deben ser tan prescriptivos como para inhibir la innovación y el funcionamiento de los sistemas que reflejan diferencias entre los Estados Miembros. Los resultados deseados sólo se darán si los Estados Miembros tienen en cuenta las condiciones locales. En particular, el artículo 14 de la Directiva de Residuos  establece que los Estados Miembros podrán decidir que  los costes de gestión de residuos deben ser cubiertos total o parcialmente por el productor del producto generador de los residuos y que los distribuidores de dicho producto puedan compartir los costes.

La discreción de los Estados Miembros en la elección del mecanismo financiero más apropiado, ya sea nacional o local para alcanzar los objetivos de reciclado de la UE, permite que busquen el enfoque en la forma más eficiente en función de sus propias condiciones de mercado. Al mismo tiempo, los Estados Miembros, al determinar el mejor mecanismo financiero nacional y/o local, deben tener en cuenta buenas prácticas, o, por ejemplo, un sistema de “bonus/malus” lo que incentiva a los productores a invertir en «diseño para el medio ambiente». Por lo tanto, los honorarios pagados por los productores de residuos a los sistemas EPR podrían modularse teniendo en cuenta los productos pensados para la reutilización y el reciclado. Al final, es de vital importancia que los Estados Miembros tomen las medidas necesarias para garantizar que las contribuciones financieras pagadas por los productores son suficientes para cumplir con sus obligaciones de responsabilidad ampliada del productor.

Será importante que los nuevos requisitos de EPR a nivel de la UE no perturben los mercados B2B que actualmente estén funcionando bien para los residuos comerciales e industriales.

  •  El papel complementario de los residuos para la generación de energía

La Comisión presentará una nueva iniciativa en materia de residuos para la valorización energética este año como parte del proyecto de Unión Energética.

Se espera que con ello se haga hincapié en la importancia del papel de la energía a partir de residuos que deberá desempeñar en el futuro para aquellos tipos de residuos que son o bien residuos de reciclado, o bien residuos que no puedan ser reciclables por razones técnicas, ambientales o económicas.

La recogida y el reciclaje de los residuos por separado deben ser gestionados mientras que sean técnica, ambiental y económicamente viables. El resto de materiales (por ejemplo, residuos de separación) que no puedan ser totalmente reutilizados o reciclados deben ser tratados de la manera más sostenible, de acuerdo con la jerarquía de residuos. Por otra parte, la recuperación de energía o la incineración pueden ser la opción global más sostenible para algunos residuos incluyendo algunas sustancias peligrosas que contienen siempre que los riesgos puedan ser controlados de forma adecuada cuando se reciclan.

Los residuos convertibles en energía van más allá de la incineración de residuos convencionales e incluye procesos como la producción de biogás a partir de la digestión anaerobia, la producción de combustibles sólidos recuperados, pirólisis y gasificación. La FEAD considera que todas estas formas de valorización energética de los residuos deben tener las mismas oportunidades. El objetivo final debe ser una reducción progresiva de los desechos residuales, pero mientras sigan existiendo la valorización energética tendrá un papel en el economía circular.

Conclusión

Alcanzar la verdadera economía circular necesitará cubrir el círculo completo empezando por el eco-diseño, para que, de este modo, el resto de los residuos que se generen, y que no puedan ser reciclados, se reduzcan al mínimo. Las medidas relativas a la oferta sobre el reciclaje o la desviación de los residuos de los vertederos no asegurarán, por sí solas, una economía más circular. Los cambios normativos así como instrumentos económicos en el lado de la demanda son necesarios para crear mercados más sostenibles y resistentes para las materias primas secundarias.

 

 


[email protected]
http://www.terraqui.com
Linkedin

Comunicóloga, formadora y coach. Licenciada en Sociología por la UB (1997). Máster en Comunicación Científica, especializada en Biotecnología y Medio Ambiente por la Universidad Pompeu Fabra (2000) y Máster en Coaching Personal por la Escuela Coach Creativo (2009). Especializada en mejora de la comunicación para organizaciones y personas, cuenta con más de 10 años de experiencia como responsable de comunicación para entidades públicas y privadas, como divulgadora y como organizadora de eventos técnicos y culturales, principalmente en el sector del medio ambiente.

Los subscriptores de nuestro newsletter reciben mensualmente los últimos artículos publicados en este blog. ¿Desea recibir la última hora del derecho ambiental en su buzón de correo electrónico? ¡Subscríbase!